Carne de pasto

¿Qué es la carne de pasto?

Es la carne de aquellos animales que han sido criados en praderas y para los que el pasto ha sido una parte fundamental de su dieta.

En el caso de los herbívoros, como vacas, ovejas, cabras, caballos y conejos, el pasto constituye la base de su alimentación, que puede ser complementada con heno o ensilaje en épocas de baja productividad. Para las aves de pradera (pollos/gallinas y pavos) y para los cerdos, el pasto es un complemento esencial a una dieta de granos de cereales.

En otras palabras, la carne de pasto es la carne de aquellos animales que han sido criados en su entorno natural de pradera, lo que les permite expresar su biología, rol ecológico y comportamiento natural.

¿Qué es un pollo de pasto?

Un pollo de pasto es el que vive en una pradera y tiene acceso diario a pasto fresco y a fuentes de proteína animal que puedan vivir en él, principalmente invertebrados. Es importante señalar que la única manera de garantizar este acceso a pastos frescos es moviendo prácticamente a diario a los pollos por la pradera.

Por esto es imprescindible usar refugios o gallineros móviles junto a un sistema de cercado portátil. Conseguimos así mantener a los animales agrupados y en constante movimiento, dándoles cada día acceso a pastos frescos. Solo así el impacto de los pollos sobre el suelo es justo el adecuado, fertilizándolo y estimulando el crecimiento del pasto.

Sin movimiento continuo en la pradera el impacto de los pollos en una misma zona día tras día es negativo. Un exceso de excrementos (nitrógeno), picoteo y pisoteo acaba pronto con la vegetación (pasto) y degrada el suelo.

Si quieres saber si un/a productor/a realmente cría pollos de pasto fíjate si usa gallineros o refugios móviles y si mueve o rota a los animales de forma continua por la pradera. Si no lo hace podrá tener pollos de corral, camperos o ecológicos (si está certificado como tal), pero no son pollos de pasto, pues no disponen de acceso diario a pasto fresco.

Granjea

La increíble relación entre pastos y animales de pradera

En la naturaleza, pastos y grandes manadas de hervíboros y otros animales de pradera coevolucionaron durante millones de años estableciendo un proceso de interdependencia. Por un lado, los animales precisan del pasto como fuente de alimento y hábitat donde reproducirse y complementar su dieta. Pero también los pastos necesitan el impacto de los animales, tanto el consumo de sus partes herbáceas como su pisoteo, lo que estimula su renovación y crecimiento.

Pero, ¿cómo puede ser que al pasto le venga bien que se lo coman y lo pisoteen los animales?

La mayoría de plantas presentes en pastizales tienen su meristemo o disco de crecimiento en su base, a diferencia de los árboles que los tienen en los ápices de las ramas. Si no se libera al pasto de sus hojas de forma periódica éstas terminan entrando en un proceso de senescencia y perdiendo su capacidad fotosintética.

Además, estas hojas senescentes impiden el crecimiento de nuevas hojas verdes y acaban debilitando a la planta. Por lo tanto, el pasto necesita que lo pasten, pero, y ésta es la clave, necesita también largos periodos de descanso y recuperación tras ser pastado.

¿Sabías que los herbívoros tienen una sustancia en su saliva, la tiamina, que potencia el rebrote del pasto hasta en un 40%? Es otra prueba más de la fascinante relación entre pastos y animales.

Granjea

La importancia de los ‘periodos de descanso’ para el pasto

Durante su crecimiento el pasto concentra mucha energía en sus raíces. Muchas plantas de pastizales llegan a tener raíces 4 veces mayores en biomasa que sus partes herbáceas, o sea, las hojas. Cuando es mordido el pasto, éste concentra toda su energía en el rebrote de las hojas y se libera de buena parte de sus raíces, que quedan en el suelo para ‘alimentar’ a su comunidad microbiana. Si en este momento el pasto recibe más mordidas en sus hojas en crecimiento, queda debilitado y puede llegar a morir.

Los animales de pasto van a preferir estos pequeños brotes porque tienen una alta concentración de azúcares para el crecimiento de las hojas. Por esto es fundamental que los animales no tengan acceso a una pradera que haya sido pastada y no haya tenido tiempo de recuperarse.

El POR indica el momento adecuado para pastar una planta (Fuente: AGRhumus).

Biomímica: imitando los patrones naturales de los ecosistemas de pradera

Para ver cómo funciona la relación entre pastos y animales de forma natural fijémonos en los últimos ecosistemas de praderas donde aún quedan grandes manadas de herbívoros, como el Serengeti-Masai Mara en África oriental.

Vemos cómo animales y pastos siguen un patrón muy claro: los animales siempre van en altas concentraciones generando un impacto muy intenso pero a la vez muy corto en el tiempo sobre la pradera. Esto se debe a que estas manadas están siempre muy compactas y en constante movimiento debido a la presencia de depredadores y a la necesidad de encontrar pastos frescos con los que alimentarse.

De esta manera, las praderas disponen de largos tiempos de reposo y recuperación antes del paso de la siguiente manada de animales. Y es este patrón el que debe de reproducir el/la granjer@ con sus animales de pasto para conseguir un efecto beneficioso en la pradera y no sobrepastorearla.

Fuentes de información y lecturas recomendadas

Libros

 

    • Pastoreo Racional Voisin, Carlos Pinheiro Machado, Hemisferio Sur.
    • Manejo holístico, Allan Savory, Semarnat.

Páginas web y noticias

Estudios científicos

*Esta sección no pretende ser un resumen exhaustivo y completo de todas las fuentes de información sobre el tema tratado.

Únete a la rebelión en la granja

Suscríbete para recibir noticias de nuestro proyecto

¡Ya casi estamos! De acuerdo a la normativa, necesitamos que confirmes tu suscripción en el email que te acabamos de enviar